fbpx
 
5 formas en las que la pandemia ha cambiado las bodas (para bien)

5 formas en las que la pandemia ha cambiado las bodas (para bien)

No es que las bodas ya no sean las mismas, sino que ahora son mejores y tienen un espíritu aún más cool y enfocado en lo que más nos gusta: que los novios tengan una boda aún más suya.

Llevamos más de un año teniendo este como el tema prioritario. Claro que nadie se atrevería a negar que la llegada del COVID-19 a México y el mundo tuvo un impacto impresionante en la industria de las bodas (sin minimizar todos los efectos causados en otros ámbitos), y es que muy pronto las dudas comenzaron, el miedo se hizo presente y había quienes aseguraban que las bodas dejarían de existir como las conocemos. La verdad es que no nos atreveríamos a corroborar al 100% todo lo anterior; sin embargo, sí que podemos hacer un repaso de las 5 formas en las que la pandemia ha cambiado las bodas para bien. Porque, seamos honestos, un poco de buena vibra entre tantos meses de aislamiento, incertidumbre, etc., no le vienen mal a nadie.

No es que las bodas ya no sean las mismas, sino que ahora son mejores y tienen un espíritu aún más cool y enfocado en lo que más nos gusta: que los novios tengan una boda aún más suya. El rollo de cumplir con tradiciones y compromisos está quedando en segundo o tercer término, y es que ahora la prioridad que tienen las parejas está en cumplir su visión creativa en uno de los días más importantes de su vida. Y es que sí, las bodas ya no son solo eventos bonitos y ya, sino que ahora se han convertido en proyectos artísticos en los que ambos deciden cómo mostrar su estilo al mundo.

Fotomagoria

1. Ahora el foco está en la experiencia

Uno de los cambios que ha dejado la pandemia en las bodas es que ahora se le da un lugar prioritario a la calidad sobre la cantidad. No es que las bodas de grandes producciones hayan desaparecido o que dejarán de existir, sino que se han abierto caminos muy interesantes para todas aquellas parejas que deseaban tener una boda completamente diferente. El presupuesto no baja, sino que ahora se utiliza de una mejor manera en los detalles y acentos para la decoración, así como en la personalización, el banquete, la fotografía y video y, claro está, la música. El objetivo se ha transformado de sólo crear una fiesta inmensa a tener un día en el que todas y cada una de las experiencias sean creadas con el fin de que los invitados se sientan parte fundamental de ese “sí, acepto”.

También lee: Cómo tener una boda increíble con menos invitados.

Mario Tijerina

2. Hay mayor experimentación en la creación de atmósferas

Si algo ha quedado claro es que el cielo es el límite y que las restricciones son invitaciones para jugar con la creatividad y experimentar con todo lo que haya disponible. Las parejas han extendido sus referentes de inspiración, por lo cual es más común ver producciones en donde el mobiliario, los textiles y la decoración en general van más allá de lo visto en Pinterest o Instagram para convertirse en un sello personalizado de los novios/novias. El regreso del DIY y el consumo local han sido fundamentales para que la experiencia tenga un significado auténtico, desde la elaboración de elementos decorativos desde cero, hasta el uso de materiales e ingredientes locales del lugar en el que se vaya a realizar la boda. Ya no hay reglas en el uso de los colores o en la gama ideal para cada temporada, ahora el chiste es hacer lo que a cada pareja le dé la gana.

Julie Blin

3. Aumento de bodas en secuela y celebraciones múltiples

Por aquello de evitar focos contagio y seguir las reglas sanitarias, una de las tendencias más originales ha sido el diseño de bodas de múltiples días y con eventos específicos para cada grupo de invitados. Por supuesto que este punto puede provocar que el presupuesto se eleve; sin embargo, siempre queda la garantía de que se está cumpliendo con el bien mayor: salvaguardar la salud de todos los invitados. Muchas parejas han optado por celebrar la parte religiosa en un momento específico del día y sólo con las personas más allegadas, tener una recepción pequeña con amigos, un paseo en yate o un tour en viñedos con otro grupo, etc. Lo que sí es un hecho es que las bodas ya no son para un día, y eso ¡nos encanta!

Daniela Villarreal

4. El objetivo está en romper el guión 

Como sea, de verdad. Si algo está claro es que la pandemia vino a demostrar que las bodas deben ser hechas con base en los deseos de los novios y sin importar las expectativas externas. Por eso mismo, las parejas han puesto mayor empeño en reflejarse dentro de cada una de las fases de la celebración, eligiendo a los proveedores que hacen más click con ellos (aunque eso represente un ligero aumento en el presupuesto a invertir), decidiendo los venues en los que se llevarán a cabo los happenings de la boda y hasta cambiando las reglas en cuanto a cómo arreglarse, qué tipo de ceremonia tener y los platillos que han de comer. Todo es pensado más que nunca con el fin de crear, desde el inicio y hasta el final, una boda 100% diferente.

También lee: 7 consejos para tener un buen elopement.

Button Up Photography

5. El look de los novios ha cambiado ¡por completo!

Una de las grandes formas en que la pandemia ha cambiado las bodas para bien es, precisamente, en la imagen de los novios. Diversas marcas de moda aprovecharon los meses de confinamiento para desarrollar tiendas online por medio de las cuales fuera más sencillo y divertido comprar un look nupcial, pensando en que esas mismas prendas podrían ser usadas en más ocasiones. Las inspiraciones casuales y sin complicaciones han sido fundamentales para que esta tendencia se consolide con el fin de que cada vez sean más quienes elijas más looks para la boda que puedan convertirse en outfits para el día a día.

Jimena Llamas

Ahora sólo nos toca aprovechar los cambios que la pandemia ha generado en las bodas. Por supuesto que anhelamos que ya termine, pero si con algo bueno nos podemos quedar para seguir celebrando mejor que nunca… ¡valdrá la pena hacerlo!

Behind the lens: Fotomagoria, Mario Tijerina, Julie Blin, Daniela Villarreal, Button Up Photography, Jimena Llamas 

#wtfID 1499607105

Related