fbpx
 
La colección otoño 2021 de Danielle Frankel y las múltiples vidas del vestido de novia

La colección otoño 2021 de Danielle Frankel y las múltiples vidas del vestido de novia

Una fuente de inspiración tremenda y, ya de paso, una clase maestra para entender de una vez por todas que las bodas están cambiando, sí, y con ellas la forma de vestir y de ver el mundo a través de la moda.

Desde su primera colección, Danielle Hirsch, mente maestra de Danielle Frankel, tuvo a bien ponerse a trabajar para redefinir el concepto tradicional del estilismo nupcial. Sus vestidos de inmediato fueron un referente para quienes buscaban lucir un diseño diferente y con el que pudieran mostrar más a detalle su personalidad. Con el paso de las temporadas las sorpresas han estado en constante movimiento, siempre con un enfoque claro en consentir los gustos de la mujer moderna y olvidar las expectativas, el protocolo y las reglas de estilo arcaicas que, a ratos (ojo, solo a ratos) acompañan la moda para novias. La colección otoño 2021 se inspira en las múltiples vidas del vestido de novia, una prenda que está hecha para tener presencia más allá del altar y el “sí, acepto”.

Si algo ha quedado claro en los últimos meses es que el hecho de buscar un diseño para usarlo por unas cuantas horas empieza a quedar en el olvido. Aprovechar lo mejor de la moda y los recursos de estilo dispuestos para ese día parece ser el nuevo reto, uno que además evita tener un vestido guardado o preservador por años sin volver a ver la luz del día. La colección otoño 2021 de Danielle Frankel, por el contrario, apuesta por crear un despliegue con diseños inspirados en una novia que busca verse increíble no solo el día de su boda, sino en mil ocasiones más. Aquí los segundos aires están más que permitidos, sobre todo si se trata de un look como estos. 

Aunque no fueron creados específicamente para novias, en esta colección se esconden todas las prendas y detalles necesarios para armar un buen look nupcial, sin tener que depender de las propuestas clásicas y que, muchas veces, se alejan de la diferenciación y eligen solo seguir una tendencia. Danielle Frankel le da forma al otoño con algunos de sus sellos estéticos: mangas voluminosas, hombros con estructura, textiles superpuestos, detalles de flores bordados, cuerpos encorsetados y vestidos columna para quienes eligen algo más sencillo. El efecto del cuento de hadas sigue más presente que nunca, y es que aunque se rompan las reglas, también hay que seguir aquellas que acompañan el estilo de cada mujer, ¿o no?

El clásico diseño de hombros caídos se posiciona como un gran referente de lo que será la moda para novias en los próximos años, sin dejar de lado las faldas con una inspiración en diseños de época con cinturas caídas. Los vestidos de novia lenceros siguen haciendo de las suyas para revivir lo mejor de los 90, pero siempre con un acercamiento artístico y de estructuras que jueguen con cómo se verá el cuerpo en el resultado final. Y, claro está, no faltan los clásicos cortes princesa y en línea A que, con plisados y frunces, le dan un espíritu vanguardista a esas siluetas predilectas entre las novias que buscan romper con el guión de la boda como se conoce hasta ahora.

Una fuente de inspiración tremenda y, ya de paso, una clase maestra para entender de una vez por todas que las bodas están cambiando, sí, y con ellas la forma de vestir y de ver el mundo a través de la moda. La colección otoño 2021 de Danielle Frankel es la base perfecta para reconocer la importancia de elegir un vestido de novia que sea extensión de quien lo porte y que, además, sea una prenda que tenga más historias, más vidas y más ocasiones de lucirse. Porque el estilo y la forma de expresarlo van más allá de un solo día y de pronunciar dos palabras. ¡Qué belleza!

#wtfID 1119535265