fbpx
 
¿Cómo personalizar tu boda? 6 formas básicas y mega cool

¿Cómo personalizar tu boda? 6 formas básicas y mega cool

Que sean tú y tu pareja los encargados de darle forma a ese "sí, acepto" desde adentro y bajo sus propias reglas. No hay de otra. 

Si existiera una sola respuesta a la pregunta “¿cómo hacer que mi boda sea diferente?”, seguro que sería la personalización. Más allá de la elección de la fecha, la hora y el lugar (que por supuesto son importantes), lo que cuenta ahora más que nunca es la selección de los detalles que le sumen carácter y esencia a ese gran día. Tomar decisiones con respecto a la boda puede parecer complejo, pero lo divertido llega con la encomienda de que cada una de ellas sea un reflejo de quiénes son tú y tu pareja. Para ayudarte un poquito con la pregunta del millón, acá te damos algunos consejos para que sepas cómo personalizar tu boda con una serie de formas mega cool y muy trendy.

Cómo personalizar tu boda
Foolishly Rushing In

Está increíble que te hayas comprometido, pero antes de que empieces a inundar todas las pestañas de la computadora con miles de ventanas de Pinterest y de las “tendencias” del momento, mejor espera un poco. Uno de los pasos vitales para mantener la unicidad de tu boda está, simple y sencillamente, en los toques personales que añadas a toda la ambientación. Otra vez, el secreto no está en la cantidad invertida, sino en las sorpresas que sumes a la experiencia que no solo vas a disfrutar tú, sino también todos tus invitados.

Pero entonces, ¿cómo personalizar tu boda?

Mentiríamos si escribiéramos que estamos descubriendo el hilo negro de las bodas. Tan solo compartiremos contigo algunos detalles que, aunque parezcan mínimos, pueden hacer una gran diferencia para que esa celebración sea aún más tuya. Si de algo te sirve, lo mejor siempre está en romper las reglas y hacer lo que te dé la gana. Recuerda que ese “sí, acepto” es para ti y para tu pareja, que tus invitados lo disfruten es consecuencia, no debe ser lo primordial.

Sacramentos Fotografía

1. Olvida las tradiciones. Al menos algunas, sobre todo si estas no van de acuerdo con tu estilo y mucho menos con lo que piensas. Por ejemplo, si de plano tú y tu pareja no son religiosos, entonces cambien el formato clásico de la ceremonia por algo más significativo para ustedes. Lo mismo sucede con esos sellos que ya los tomamos como mandamientos: no tienes que entrar con tu papá a la iglesia o a donde sea que te cases, siempre puedes hacerlo sola; no es necesario compartir alianzas, puedes optar por unos relojes de compromiso o por algo más especial; no tienes que vestirte de blanco si no quieres, siempre puedes apostar por un vestido de novia más audaz.

Lo mejor que puedes hacer al momento de organizar la boda es sentarte con tu pareja y decidir qué sí y qué no. Hagan una lista con esas tradiciones o protocolos que les encantaría ver en el gran día (aquí también es bueno que consideren los compromisos que tienen con sus papás, sobre todo si su familia es muy clásica). Empieza el diseño desde cero, sin tener la urgencia de inspirarte en otras bodas para saber qué quieres hacer. Plantea la pregunta y responde cómo quieres que se vea y cómo vas a personalizar tu boda.

Fernando García Photography

2. Incluye tus propios referentes. La diferenciación está escondida en aquello que tú y tu pareja hacen, comen, ven, escuchan y consumen, entonces aprovecha todas las oportunidades para abrir bien los ojos y encontrar la inspiración que necesitas para tu boda. ¿Has visto la boda que sale en la serie Succession? Seguro si la ves te vendrán a la cabeza miles de formas para aterrizar esa misma ambientación a tu gran día. Lo mismo sucede con la música que escuchas, los lugares a los que vas a comer y hasta las películas que te vuelan la cabeza. Todo, en serio todo, forma parte de una lluvia de ideas interminables para que puedas personalizar tu boda.

Y lo puedes lograr de distintas formas (eso es bueno), sin importar si eliges hacer un elopement o una boda más grande y de concepto tradicional. Los detalles mínimos pueden ser el pretexto perfecto para invitar a todos los asistentes no solo a conocer más de tu historia y la de tu pareja, sino a que convivan más de cerca con todo aquello que los mueve y apasiona. Moda, arte, arquitectura, diseño, fotografía… usa todo lo que te represente para crear un concepto creativo que vaya mucho más allá de lo que Pinterest alcanza a mostrarte en su contenido.

Button Up Photography

3. Escribe a mano. ¿Cuesta trabajo? Igual un poquito, pero no tienes idea del detallazo que será para todos tus invitados. En vez de hacer tarjetas de agradecimiento con un mismo diseño y un solo mensaje, por qué no jugar con cada una de ellas, recordar qué tan especiales han sido cada una de esas personas y escribirles algo que te salga en el momento. Esto lo puedes hacer en el indicado a su mesa del banquete, o bien, como parte de los recuerdos (si es que vas a dar algunos).

Todas las notas escritas a mano son la mejor expresión de la personalización, y lo mejor de todo es que lograrás que cada uno de los invitados se sienta más parte de ese día. Ten por seguro que con un detalle de esta magnitud, la vibra de la gente será completamente distinta y tendrás una celebración cálida, cercana y con un concepto que se distinga a la distancia. Recuerda que, pase lo que pase, el sello clave para tener una boda extraordinaria es centrarla en lo verdaderamente importante: el amor.

Fresh and Wood

4. El tema de los recuerdos. Porque eso de entregar pantuflas y miles de termos, sorry pero ya pasó de moda. Piensa en algo que de verdad sea útil y que llame la atención de los invitados. Sandalias artesanales que puedan usar en mil ocasiones y que, además, se ven lindísimas con los vestidos de la novia y los invitados. Lo mismo sucede con una boda estilo ecológica, en las que queda mil veces mejor regalar macetas con plantas que requieran muy pocos cuidados y que, además, formen parte de los centros de mesa. Así evitas tanto desperdicio de recursos y pones tu granito de arena con el medio ambiente.

El consumo local es importantísimo para que lo utilices como elemento en personalizar tu boda. Siempre puedes hacer uso de mantas y textiles elaborados por artesanos mexicanos (Muart, por ejemplo, es una asociación que respalda el trabajo de las manos que elaboran todo tipo de materiales) o de otros objetos que reflejen la riqueza cultural del país. En ese mismo sentido, si tu boda es de destino, entonces podrás elegir aquellos sellos de diseño que tenga el lugar en el que te vas a casar: figuras de barro, alebrijes, piezas de joyería, etc. Lo mejor será que eleves la propuesta de tu boda con una buena dosis de mexicanidad.

Jonathan Borba

5. Tus mascotas son importantes. Pero antes de tomar cualquier decisión al respecto, te recomendamos que le eches un ojo a lo que debes hacer con tu mascota antes, durante y después de la boda. Porque sí, sin duda son un gran elemento y la mejor compañía para personalizar esa celebración, solo hay que asegurarse de que estarán bien y tranquilos en todo momento. Si no lo puedes garantizar o es muy complicado, lo mejor es que no sean invitados a la boda. Harsh, but true!

6. Los votos, ¡por favor! Están cool las promesas que forman parte de las ceremonias tradicionales, pero por supuesto que estarían mil veces mejor si son ustedes mismos quienes diseñan lo que quieren decirse en ese día. Ya si quieres que el efecto sea más emotivo, ¿por qué no haces la lectura en privado? No tienes idea de la conexión que tienen los novios que hacen esto, además de que se olvidan de tantos nervios por leer los votos frente a los invitados y, por supuesto, terminan con unas fotos brutales del momento.

Siempre es un buen momento para experimentar, y más si no te gusta estar muy expuesto en cada momento de la boda. Además, los votos son de ustedes, así que ¡qué mejor que compartirlos entre ustedes!

Button Up Photography

Estas, como podrás imaginarte, son tan solo algunas ideas (de muchas) para que sepas cómo personalizar tu boda. El objetivo es que cada detalle vaya más allá de lo que has visto, y ni siquiera con la idea de que copies el ambiente de otra celebración, sino que sean tú y tu pareja los encargados de darle forma a ese “sí, acepto” desde adentro y bajo sus propias reglas. No hay de otra.

Lens by Foolishly Rushing In, Sacramentos Fotografía, Button Up Photography, Fernando García Photography, Fresh and Wood

#wtfID 1083675251