fbpx
 
2016, el año en el que las novias Viktor & Rolf se dejaron enamorar por el cubismo

2016, el año en el que las novias Viktor & Rolf se dejaron enamorar por el cubismo

Sin duda, Picasso estaría muy orgulloso de este par que, con base en sus obras, lograron crear el universo más cool que las novias conocerán. ¡Gracias, 2016!

Viktor & Rolf, desde sus inicios, se convirtieron en el dúo creativo más interesante (en el gusto de algunos) de la moda. Sus creaciones siempre son motivo de conversación, y más allá de eso, se vuelven temas que conjugan muchas disciplinas a través de los textiles y su construcción. Siempre es un deleite viajar y ver los conceptos que han sido transformados en desfiles de moda, aunque sin duda tenemos que hacer una parada obligada en 2016, el año en el que las novias se dejaron enamorar por el cubismo, en uno de los desfiles más espectaculares.

Esta dupla se define como verdaderos artistas de la moda, y vaya que con cada colección dejan de manifiesto que esa definición está a tono con lo que representan. Su trabajo tiene magia, sí, pero sobre todo profundidad, referentes, arte, historia, diseño, arquitectura… todo lo necesario (y más) para hablar sobre esa moda que, lejos de ser superficial, es un camino para entender el mundo y todo lo que lo rodea. Con ello en mente, Viktor & Rolf utilizaron uno de los movimientos más radicales y controvertidos de la historia para crear un desfile inspirado al 100% en el cubismo. 

Este movimiento, que tuvo su auge entre 1907 y 1921, se transformó en una verdadera revolución estética y técnica en muchos aspectos. Todas esas referencias autónomas de las que Picasso daba cátedra en sus obras, muy pronto se convirtieron en una fuente interminable de inspiración para encontrar en la geometría otro punto de vista para encarar al mundo y, por supuesto, a la moda. La forma, al parecer, antes que el fondo. Espirales, estructuras, volúmenes, detalles tridimensionales, todo en un nuevo formato que le da espacio a looks de novia inspirados en el arte.

Matisse y Braque como dos referencias imprescindibles para este desfile en el que las novias se enamoran del cubismo. Todo en blanco, todo limpio y con líneas rígidas; polos y diseños estructurados, vestidos camiseros y faldas asimétricas… a todas estas creaciones se les van sumando detalles, siluetas y efectos con el fin de hacer aún más compleja la obra de arte en la colección 2016 de Viktor & Rolf. Propuestas modernas que pueden ser tan “sencillas” o arriesgadas como se requiera y, por supuesto, con la idea de ser inspiración de principio a fin.

El cubismo, Viktor & Rolf y un desfile excepcional que abre una brecha impresionante para entender que, así como el mundo de la moda, el de las bodas está lleno de posibilidades, diseños, referentes y fuentes de inspiración que pueden consolidarse en un desfile tan épico como este. Sin duda, Picasso estaría muy orgulloso de este par que, con base en sus obras, lograron crear el universo más cool que las novias conocerán. ¡Gracias, 2016!