fbpx
 
Qué es el movimiento anti-bride y por qué nos interesa tanto

Qué es el movimiento anti-bride y por qué nos interesa tanto

El movimiento anti-bride se trata de darle su lugar a novias y novios que busquen crear sus propias tendencias, alejándose de primera mano de todo lo que ya hay a su disposición.

Sí, leíste bien: movimiento, no tendencia. Todos los días nos encontramos con los mismos acercamientos a las bodas de siempre: el color del año, las tendencias en vestidos de novia, estilos de makeup, etc. La lista es interminable, pero a veces quisiéramos que el mensaje fuera otro. La revolución de crear bodas desde cero está a la alza, contrario a diseñar ambientaciones “diferentes” que ya se habían visto cuatrocientas mil veces o, incluso, pretender tener una boda “alternativa” que de alternativa ya no tiene nada (ups). Para terminar con todo eso hoy te contamos qué es el movimiento anti-bride y por qué nos interesa tanto. 

Primero que nada, porque ya era momento de encontrarnos con una bocanada de aire fresco. Las novias cada vez tienen más ganas de ser menos novias y más ELLAS, simple y sencillamente por todas las posibilidades que existen no solo en términos de moda, sino también de autenticidad y creatividad. El movimiento anti-bride se trata de darle su lugar a novias y novios que busquen crear sus propias tendencias, alejándose de primera mano de todo lo que ya hay a su disposición y teniendo como base un canvas en blanco que puede tomar la forma que sea.

Las anti-bride se alejan de lo convencional, pero no con la idea de aproximarse a lo alternativo, sino de crear un estilo único e inesperado. Se trata de romper las reglas con propósito y con una inspiración fashionista detrás; eso quiere decir que a una anti-bride podrá sentirse cómoda al elegir cualquier tipo de vestido de novia, aunque seguro preferirá esos diseños que ni siquiera estaban concebidos de inicio para ser parte de una imagen nupcial.

Mini velos de novia, mini vestidos camiseros, pamelas XL como accesorios, vestidos tremendamente voluminosos pero en colores sorpresivos, bomber jackets, zapatos de diseñador mega exclusivos, en fin… tu mejor inspiración en Carrie Bradshaw, combinada con todas las escenas y los colores de Pretty in Pink y, ya de paso, un toquecito de la estética de Sofia Coppola (sobre todo en The Bling Ring). Porque claro, el movimiento anti-bride también se hace presente con referencias estéticas muy definidas, provenientes de libros y películas de culto, pero sobre todo de aquello que construya su personalidad y la vuelva, ahora sí, alternativa.

¿Y qué más nos encanta y nos interesa? Ponerle un alto a eso del cortejo y las damas de boda, porque dentro del movimiento anti-bride, las bodas se piensan como experiencias que llevan la autoría de los novios, por eso también es muy natural olvidar las expectativas de los invitados al 100%. En el movimiento anti-bride no existen las temáticas o estilos definidos de las bodas, sino que hay una idea clara de experimentación desde el inicio y, por supuesto, esta revolución también le pone fin al uso de las mesas de regalos.

El movimiento anti-bride es lo que estábamos pidiendo a gritos y no sabíamos, una propuesta que, aunque no es nueva (asumámoslo, aquí nadie está descubriendo el hilo negro), sí llega con muchas posibilidades para seguir creando bodas con significado, estilo, moda, arte y todo eso que nos encanta ver, pero sobrepasando por completo todo aquello que denominamos “tendencias”. Porque el mundo ya ha tenido mucho de lo mismo, es momento de darle algo nuevo, cool y alterable.

Related